Embarazo y fibromialgia

Testimonio de una paciente: ¿Cómo vivir la fibromialgia?

Cómo vivir la fibromialgia; testimonio de una paciente que descubrió su enfermedad durante su embarazo

La historia de una mujer que durante su embarazo descubre tener fibromialgia

“Después de mi embarazo, fui diagnosticada con fibromialgia. Hasta ese día, nunca había escuchado esa palabra.

Recuerdo que el doctor me pidió recordar desde cuándo sentía los síntomas. Le comenté que mis días parecían eternas jornadas de 72 horas, ya que no dormía ni un sólo minuto por 2 o 3 días; que mi cerebro estaba colapsado: que dejé mi empleo por que era imposible trabajar o hacer cualquier actividad sin dormir por más de 24 horas seguidas, incluso era peligroso para mi salud.

Dejé el deporte, de salir, de divertirme con mi familia; era una vida diferente a la que yo había construido. Me recetaron medicamentos específicos para fibromialgia en dosis menores, pero el dolor persistía.

Incluso era peor aún, así que incrementó el medicamento en menos de un mes a la máxima dosis, sin resultados exitosos. Lo único que conseguía era ocasionar los famosos efectos secundarios.

Debido a esta reticencia a los medicamentos, cambiaron a medicamentos más fuertes, incluso opioides que producían los peores efectos secundarios: vómito, mareos continuos, inestabilidad y lo peor tremendas depresiones.

Llorar como una pequeña

A veces me ponía en un rincón a llorar como si fuera una pequeña desamparada, llena de temores, mucho miedo y un tremendo sentimiento de haberlo perdido todo, sentía que la vida no tenía sentido, que era el momento de darle fin a mi existencia, pero algo me decía en mi interior que no era yo la que hablaba y mucho menos quien pensaba de esa forma, no era mi forma de ver la vida antes de sufrir y sufrir, a consecuencia de este dolor que se había incrustado en mi vida de manera despiadada.

Lo único que sabía en ese momento es que la fibromialgia significa dolor crónico para toda la vida, es lo que dice el médico cuando te diagnostica. No existe cura.

Recuerdo que le decía algunas noches a mi esposo que no era posible que este diagnóstico fuera crónico, eso no tiene sentido, no me quedaré esperando a que la vida pase y yo la vea pasar.

Tenemos dos hijas, una familia hermosa, trabajo, metas, cosas por hacer y todo ello no se puede quedar estancado como si el mundo hubiese dado un giro completamente.

Sentía que mi mundo era otro, vivía en un lugar diferente (acaso me había dormido y ahora estaba en una dimensión desconocida) ¿Cómo es posible que exista gente con dolor crónico para toda la vida?, no es justo, nosotros conocíamos el dolor, todos hemos experimentado dolor alguna vez, pero es algo temporal, puede durar segundos, horas, días o meses, pero no una vida entera.

La historia de Luciana López es una invitación a retomar tu vida con más pasión que antes y con una actitud mejorada. Sí padeces fibromialgia y crees que no hay salida, acércate a nosotros, ofrecemos nuestra experiencia para liberarte de tu dolor.

Comparte tus comentarios